Underwood nº 5

Es posible que algunos de los que leéis esta bitácora os resulte  familiar esta máquina. Quizás la hayáis visto en películas,  en la foto del  editorial de algún periódico o expuestas en la calle Acetres.

A mi me recuerda mi infancia y las horas que pasé en  clases de mecanografía,  porque aunque parezca mentira yo aprendí a escribir con una de estas.

Estuve varios años recibiendo clases en una  pequeña sala  que el colegio la Salle tenía al lado del patio de recreo. Recuerdo que había de varias marcas, Hispano-Olivetti, Corona y Underwood, pero todas del mismo estilo: Negras con las piezas al descubierto.

En aquella época no había ni ordenadores ni  impresoras en las casas, los trabajos que te mandaban en el colegio había que mecanografiarlos  y si te equivocabas usabas el Tippex. Había que tener soltura e ir “maquetando” al mismo tiempo que escribías.  O sabías mecanografiar o no sabías, porque de escribir con un dedo a escribir con cinco había una diferencia abismal.

Toda la soltura que tengo ahora con el ordenador no se la debo ni a Bill Gates ni a Internet sino al Hermano Amalio, que era el que daba las clases. Con el paso de los años pasó cada vez más de  darlas a supervisarlas y lo  normal era que fuera un compañero con más experiencia el que te hacía la línea modelo. Él acabó por limitarse a corregir.

Cuando el hermano Amalio se jubiló terminaron las clases. Las máquinas quedaron olvidadas en aquella pequeña sala sin que nadie les diera uso.

Recuerdo que pregunte en varias ocasiones al director del colegio que iba a pasar con todas ellas y que si existía la posibilidad de poder hacerme con alguna, pero el director no supo responderme o no quiso. Allí siguieron olvidadas algunos años más  hasta que un buen día desaparecieron todas. No se que fue de ellas, quizás las vendieron o dieron como chatarra quien sabe…

El caso es que llevaba algunos añitos (casi 20) intentando conseguir una máquina de escribir igual a aquellas con las que aprendí a mecanografiar. No ha sido del todo fácil, ya que encontrar una en buen estado, completa, que no necesitara de muchos arreglos, que tuviera la letra Ñ y que fuera asequible es complicadísimo.

Han sido muchas horas de internet en Ebay y en Todocolección para poder conseguirla pero ha merecido la pena.

El hermano Amalio murió en el año 1998 a los 86 años de edad, el mismo tiempo que tiene mi nueva Underwood…. casualidades de la vida.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *